sábado, 19 de noviembre de 2011

Conclusión


La fortaleza es un edificio que nos une, y tiene la bondad de unir a todos los pueblos del Caribe, a españoles, ingleses, holandeses y franceses porque es un edificio común, está es la clave para saber lo que significa éste patrimonio cultural (fortificaciones). Sirve para saber que éste territorio es más que una palmera, cocotero o playa.
De entre todas las herencias  que nos queda de los afanosos siglos de persecuciones, ataques y batallas gloriosas se levantan las fortificaciones del Caribe como testimonio tangible de un patrimonio común que está en constante riesgo y que debe ser conocido para después ser  valorado en su justa dimensión. El Caribe fotificado es eso, un patrimonio común que nos rebasa a todos.
La importancia de los fuertes radicaba en defender de los barcos o ejércitos enemigos, pero fueron también la solución para el almacenamiento de materiales y la concentración de tropas al estilo de un cuartel militar, irónicamente, cuando los fuertes se terminaron de construir, es decir, cuando se pone la última piedra en las murallas, también se acaba la guerra del Caribe y muchos de los cañones jamás volvieron a disparar.
Las heroicas fortalezas que han visto pasar los siglos y defender las colonias, súbitamente se convirtieron en cárceles, manicomios, leprosorios y paredones (Pared junto a la que se coloca a los condenados para ejecutarlos)
En el interior de las murallas y de los fuertes, fue donde terminaron algunos de los grandes líderes de movimientos independistas de América y del Caribe.
Las murallas que sobrevivieron, fue, porque los países, en esa época no tenían recursos suficientes para demolerlas, un ejemplo muy claro es el de Cartagena de indias
Las fortificaciones fueron la respuesta a la actividad corsaria
El fin de los fuertes, era estrictamente militar y era proteger las flotas españolas.